Licencias reacondicionadas: software de segunda mano para ahorrar dinero

Vignette
Escrito por charon
Fecha de publicación : {{ dayjs(1657704825*1000).local().format("L").toString()}}
Este artículo es una traducción automática

Comprar una licencia de segunda mano puede ser una oportunidad para ahorrar dinero y acceder rápidamente a un catálogo de software.

Del mismo modo que existe el hardware de segunda mano, es posible comprar software de segunda mano a través de licencias reeditadas y beneficiarse de un ahorro sustancial.

Estas licencias pueden proceder de empresas que ya no tienen uso para ellas y las venden en masa, que son recogidas por los proveedores de servicios y puestas de nuevo en uso.

Los precios dependen de las tarifas iniciales negociadas y del volumen de licencias, lo que permite obtener grandes descuentos en la mayoría de los tipos de software, desde herramientas de productividad hasta sistemas operativos y aplicaciones de servidor.

Por ejemplo, es posible encontrar una clave de Windows 10 Pro por un coste muy bajo en comparación con una versión original.

Reutilización de licencias no utilizadas

Desde 2012, la legislación permite la compra y venta de licencias de segunda mano con garantías y normas a respetar. Para las empresas, esto puede suponer la oportunidad de revender el exceso de licencias de software.

Es el caso, por ejemplo, del cambio a Office 365 y sus herramientas basadas en la nube. Las licencias de los programas instalados localmente pueden revenderse como exceso de licencias.

Otra ventaja es la rapidez de implantación, con un software que puede utilizarse en cuanto se recibe la clave de activación.

Para evitar sorpresas desagradables, lo mejor es acudir a especialistas en reempaquetado que puedan dar fe de la autenticidad de la licencia adquirida y asesorar sobre el marco legal e incluso sobre el funcionamiento del propio software.