Y Microsoft anuncia (¿ya?) el lanzamiento de la versión 1.2 de DirectStorage

Vignette
Escrito por Guillaume
Fecha de publicación : {{ dayjs(1682358125*1000).local().format("L").toString()}}
Este artículo es una traducción automática

Una tecnología que debería acelerar drásticamente las transferencias de datos, especialmente a la tarjeta gráfica.

Hace más de un año, Microsoft anunció la llegada de DirectStorage a su sistema operativo Windows. Sin embargo, la tecnología no llegó inmediatamente después de este anuncio y no fue hasta principios de 2023 cuando el primer juego -Forspoken- "explotó" sus posibilidades. En un principio, DirectStorage iba a ser una nueva API sólo para Windows 11, antes de que Microsoft cambiara de opinión y la llevara también a Windows 10. Su funcionamiento es bastante sencillo y su objetivo es permitir que los datos almacenados en el SSD sean manipulados directamente por la GPU de la tarjeta gráfica sin que la CPU realice ningún procesamiento. De este modo, la CPU deja de estar monopolizada por tareas que realmente no le conciernen y puede destinar toda su potencia de cálculo a otras actividades. Al mismo tiempo, la GPU ya no tiene que esperar a que la CPU utilice los datos (a menudo gráficos) de la unidad SSD.

Como la tecnología se basa en una API dedicada, es necesario, por supuesto, que las aplicaciones estén diseñadas específicamente para aprovecharla. En el mundo de los videojuegos, esto sigue siendo una rareza, ya que, como decíamos, tuvimos que esperar a que Forspoken -lanzado el 24 de enero- abriera la bola. Más vergonzoso aún, desde ese lanzamiento, los juegos que explotan dicha técnica se pueden contar con los dedos de una mano, pero el mayor problema sigue estando en otra parte: a pesar del soporte de DirectStorage, los tiempos de carga de Forspoken apenas se ven influenciados por la técnica de Microsoft, y ello, a pesar de las declaraciones del editor.

Microsoft no se rinde, sin embargo, y cuenta con el lanzamiento de Diablo IV, por ejemplo, para devolver DirectStorage a la palestra: el behemoth de Blizzard debería ser el próximo gran lanzamiento en explotar la tecnología y, quizás, darle un poco más de publicidad. La cuestión ahora es si Diablo IV será DirectStorage 1.1 o DirectStorage 1.2. De hecho, la versión 1.2 acaba de ser puesta a disposición por Microsoft, que aprovecha la ocasión para introducir algunas mejoras que se supone simplificarán la vida de los desarrolladores. Por ejemplo, "forzar el almacenamiento en búfer de E/S " era una posibilidad reservada hasta ahora a las tarjetas gráficas. Ahora será posible hacer lo mismo con las unidades SSD y los discos duros: se trata de una función solicitada por los desarrolladores. Los desarrolladores también podrán contar con mejoras en el lado de la compresión/descompresión y con varias correcciones de errores, sobre todo en la carga de texturas 3D, en las herramientas de descompresión y en el almacenamiento en búfer. Queda por ver si esto será suficiente para imponer finalmente DirectStorage.