Los grandes eventos de informática y videojuegos luchan por volver a ser "presenciales

Vignette
Escrito por Guillaume
Fecha de publicación : {{ dayjs(1645203637*1000).local().format("L").toString()}}
Este artículo es una traducción automática

Mientras la situación sanitaria parece mejorar en casi todo el mundo, se plantea la cuestión de volver a los grandes eventos.

En marzo de 2020, la pandemia de Covid-19 afectó a Europa y Estados Unidos a gran escala, mientras que antes parecía afectar principalmente a China. En un intento de contener la enfermedad, se impusieron cierres en todo el mundo, se restringieron los viajes a las "necesidades imperativas" y ya no se podía reunir a miles de personas para ningún evento. De hecho, una tras otra, las mayores ferias del mundo dedicadas a las innovaciones tecnológicas o a los videojuegos fueron canceladas.

Ola tras ola, variante tras variante, la situación sanitaria ha evolucionado de forma caótica a lo largo de los años 2020 y 2021 hasta principios de 2022. Recientemente, se ha producido una notable mejora de la situación, incluso en los países más afectados por los brotes de diciembre/enero. Sin embargo, los organizadores de las principales ferias del mundo suelen ser bastante prudentes e incluso los eventos organizados / dedicados a determinadas marcas están en suspenso.

Así, a principios de enero, la Entertainment Software Association (ESA), que reúne a los responsables de los editores de videojuegos estadounidenses, indicó que su feria de Los Ángeles -el famoso E3- volverá a ser un evento exclusivamente online este año. El que no hace mucho era el lugar de encuentro preferido por todos los jugadores del mundo del videojuego está luchando por convertirse en remoto y está sufriendo la competencia de otros eventos como el Summer Game Fest, hasta el punto de que algunos creen que quizá no vuelva a celebrarse nunca más, ni en persona ni a distancia.

¿Marcará 2022 el regreso de las multitudes compactas a las ferias de tecnología y videojuegos?

En el caso de Microsoft, no parece que se vaya a producir un retroceso de este tipo, pero no todos los eventos de la empresa estadounidense parecen estar dispuestos a abandonar el enfoque "todo digital". Por ejemplo, Microsoft ha confirmado que su evento Inspire, previsto para los días 12 y 13 de julio, será sólo online, con conferencias organizadas exclusivamente a través de las herramientas remotas de la marca. Microsoft aún no ha aclarado la situación de su conferencia BUILD 2022 para desarrolladores, pero es muy posible que corra la misma suerte.

A finales de año, la GamesCom -la feria alemana de videojuegos- podría tener que contar con aún menos medidas sanitarias para organizar una feria con un público muy numeroso. Sin embargo, sus organizadores han confirmado que se celebrará un evento "híbrido". Los detalles de la operación aún no se han concretado, pero las primeras informaciones apuntan a que los visitantes tendrán acceso a la Kœlnmesse, mientras que muchas animaciones se planificarán en línea, y que algunos de los -¿más profesionales? - del evento sólo será remota.

Por último, aunque todavía hay muchas incertidumbres para otros muchos eventos, sobre todo en Asia, el Mobile World Congress de Barcelona -el primer gran evento cancelado por la pandemia, a principios de 2020- debería abrir sus puertas a partir del próximo 28 de febrero con "casi total normalidad". Sus organizadores dijeron que esperaban entre 40.000 y 60.000 visitantes de 150 países, casi el triple de lo que se esperaba en 2021, cuando el evento fue una decepción. Esta cifra sigue estando muy por debajo de la edición de 2019, pero demuestra que la "vuelta a la normalidad" parece haber comenzado. Tengamos en cuenta que las normas de entrada serán drásticas, con máscaras FFP2 obligatorias en los pasillos del salón y la presentación de un certificado de vacunación / curación de Covid-19.