ARM v9: la nueva generación de ARM con 3 CPUs y 4 GPUs

Vignette
Escrito por Guillaume
Fecha de publicación : {{ dayjs(1623427248*1000).local().format("L").toString()}}
Este artículo es una traducción automática

Tras la presentación de su nueva arquitectura -v9- hace unas semanas, ARM hace un balance de las novedades que cabe esperar de las CPU Cortex y las GPU Mali.

Aunque sigue "enredada" en la compra de NVIDIA, la empresa británica ARM sigue innovando más que nunca en beneficio de nuestros futuros smartphones. Hace unas semanas, ARM presentó su nueva arquitectura con varios objetivos. Por supuesto, se tratará de innovar en el aspecto del rendimiento y optimizar aún más el consumo de energía, pero ARM también se está centrando en la seguridad, el aprendizaje automático y el trazado de rayos.

La arquitectura v9 se encuentra en primer lugar en las CPU, los núcleos principales que se encuentran en los SoC - "system on a chip " en francés- que luego se utilizan en los smartphones y las tabletas en particular. ARM no se anda con rodeos, ya que está renovando la mayoría de sus productos para hacerlos evolucionar. Así, primero tendremos derecho al núcleo Cortex-X2 para sustituir al Cortex-X1, un núcleo centrado en el rendimiento. El objetivo es aumentar el rendimiento para ofrecer "el procesador más potente hasta la fecha", según el portavoz de la compañía. ARM habla de un aumento del 30% en el rendimiento en comparación con los principales teléfonos inteligentes de hoy, y en comparación con el Cortex-X1, el Cortex-X2 será capaz de aumentar hasta un 16%. Para conseguirlo, ARM menciona un núcleo exclusivamente de 64 bits, un pipeline mejor organizado y más corto y una optimización AArch64.

La organización big.LITTLE -que mezcla núcleos potentes para el rendimiento y otros más económicos para la funcionalidad esencial- es la base de los SoC de ARM, por lo que tiene sentido que la empresa británica siga por este camino. El Cortex-X2 es el más potente de los núcleos "grandes", pero ARM también tiene, en menor medida, el Cortex-710, que sustituye al Cortex-A78: se habla de mejorar el rendimiento en torno a un 10%, mientras que las optimizaciones realizadas en el consumo de energía permiten reducirlo en torno a un 30%. La parte "pequeña" se confía al Cortex-510, que sustituye al Cortex-A55: esta vez se habla de un aumento del 35% del rendimiento con una reducción del 20% del consumo de energía. La organización big.LITTLE de ARM es relativamente flexible, ya que permite varias combinaciones de los ocho núcleos máximos que tolera.

Además de sus CPU, ARM ha rediseñado obviamente el aspecto gráfico de sus soluciones, y ha rediseñado sus GPU. Hablamos de cuatro nuevos modelos y empezaremos por el Mali-G710 que sustituye al Mali-G78 en la gama alta. Se espera que el rendimiento aumente un 20% e incluso un 35% en el aprendizaje automático, mientras que el consumo de energía se reduce en un 20%. Y lo que es más importante, la Mali-G710 será muy flexible, ya que es posible elegir una configuración de 7 a 16 núcleos de sombreado para obtener más o menos potencia. Nótese de paso que esta variación en el número de núcleos de sombreado también está en el origen de un cambio de nombre. Si sólo se mantienen de 1 a 6 núcleos de sombreado, ARM se inclina por otro nombre: entonces nombra su GPU Mali-G610 para segmentar mejor sus líneas.

La Mali-G710 es la GPU más potente de ARM, pero para los smartphones de gama menos alta, la compañía británica también actualiza sus gamas inferiores. Así, la Mali-G510 sustituye a la Mali-G57 para ofrecer un notable salto de rendimiento: ARM habla, en efecto, de un +100%, mientras que el consumo se reduce considerablemente (-20%). Una verdadera hazaña. Dicho esto, es aún más impresionante en el nivel de entrada. La Mali-G310, que sustituye a la Mali-G31, es de hecho la primera GPU de "bajo coste" que aprovecha la arquitectura Valhall. Esto le permite aumentar su rendimiento en la gestión de texturas (x6) o en la biblioteca Vulkan (x4.5). Estas nuevas soluciones de ARM no deberían salir al mercado de inmediato, pero los primeros dispositivos equipados con ellas podrían llegar ya a principios del año que viene, con una variedad muy amplia de productos afectados, desde smartphones a tabletas, pasando por televisores conectados y cajas multimedia..